3 comments

Gustave, el cocodrilo que devoró a 300 personas

Los cocodrilos son depredadores por excelencia, con 100 millones de años de antigüedad tras haber sobrevivido a incontables cataclismos y desastres naturales. Anualmente, estas bestias se comen a cientos de personas en África y otras partes del mundo, pero hay uno cuya fama ha trascendido fronteras hasta convertirse en toda una leyenda: se llama Gustave, tiene entre 65 y 100 años (no se sabe con seguridad), pesa una tonelada, mide entre 6 y 7 metros de largo, y se ha comido a 300 personas en el país africano de Burundi, entre el río Ruzizi y el Lago Taganica.

Gustave cocodriloFotografía de Gustave 


Debe ser irónico para sus habitantes que, viviendo en uno de los 5 países más pobres del mundo, plagado de constantes guerras entre los Tutsi y los Hutu y clasificado como “el país menos globalizado del mundo”, un cocodrilo devorador de hombres sea su figura pública más conocida.

Gustave se hizo popular en todo el mundo tras el lanzamiento en 2004 del documental “Capturando al Cocodrilo Asesino”, donde un herpetólogo llamado Patrice Faye intenta capturarlo tendiéndole un anzuelo dentro de una pequeña celda colocada en el río.

Patrice FayePatrice Faye


Muchas fueron las formas en que se intentó tentar a Gustave para que cayera en la trampa, incluso poniéndole una cabra viva de anzuelo, pero el sexto sentido del animal prevaleció en esta guerra de cazadores. Faye ha estado obsesionado por este reptil desde hace ya 15 años, cuando se le informó en 1998 acerca de la muerte de unos pescadores por parte de un cocodrilo enorme. Tres meses más tarde llegaron 17 reportes más de víctimas, incluyendo la de un chico de 15 años que fue comido en el río mientras que los policías disparaban en vano contra el cocodrilo.

Desafortunadamente, Gustave parece tener un cuerpo de acero a prueba de balas, ya que a lo largo de su vida se le ha disparado en diversas ocasiones, pero nunca lo suficiente para derribarlo. Én vez de eso, él ostenta las cicatrices de sus heridas como todo un veterano de guerra.

Y es que experiencia es lo que le sobra. A medida que Faye investigó más acerca de la bestia, el gobierno le proporcionó reportes de muertes que se remontaban a 1987, siempre a manos de lo que los testigos describieron como un enorme cocodrilo. Entre los pocos que han sobrevivido a un ataque suyo se encuentra Hatunginama Audifax, quien a los 13 años se encontraba nadando con unos amigos en el río cuando de repente sintió algo que le cogía por la pierna. Pensó que era uno de sus amigos, hasta que se dio cuenta del reptil y el impresionante dolor. Para su fortuna, pescadores que estaban cerca le pegaron al agua para distraer a Gustave, lo cual le dio tiempo al adolescente para nadar hasta la orilla y lograr escapar. Sin embargo, la salvación no fue total: ante la falta de esperanzas para su pierna, los doctores decidieron amputársela. Un remedio con muy muy mal sabor. Pero dentro de poco se enteraría que al menos fue el único que logró salir con vida: mientras que estuvo en el hospital, escuchó acerca de otras 4 personas que habían sido devoradas por un cocodrilo en la misma zona. ¿Espeluznante? Pues por más increíble que parezca, Hatunginama sigue yendo allí a bañarse; el trauma no fue suficiente para alejarle de las aguas, ni a él ni a la población en general.

Señal de advertencia de cocodrilo


Los habitantes de la zona necesitan del río para pescar, lavar la ropa, ducharse y divertirse. A lo largo de los años, muchísimas personas (incluyendo niños) han sido devorados por Gustave y otros cocodrilos, y sin embargo ellos lo asumen como si fuera una realidad de la cual es imposible escapar. Probablemente sea esto lo que haya hecho de los cocodrilos, también llamados “los último dragones”, objetos de adoración de muchas tribus africanas, personajes de mitologías que llegan para comerse al malvado. A los naturalistas les pasa algo similar: ven a los cocodrilos con morbo, admirando su maquinaria depredadora y capacidad para sobrevivir. Y si hablamos de Patrice Faye y Gustave, es algo así como el detective criminal que crea un retorcido vínculo con el asesino al que sigue la pista. Solo hay que ver su respuesta cuando le preguntaron qué sentiría si alguien lo capturara primero: “Me sentiría como si me robaran algo. Voy a permanecer fiel a él y espero que haga lo mismo”.

Me parece a mí que la obsesión por Gustave está llegando muy lejos y espero que no se le esté manteniendo vivo por interés mediático. No hay nada bonito en un depredador que ha hecho de los seres humanos una parte importante de su dieta (algo que no es normal en los reptiles), y menos aún cuando vemos de qué forma se los come, yendo a por las partes más fáciles de arrancar: extremidades, cabeza y abdomen. Gustave inspira tanto temor que hasta sus compañeros cocodrilos le rinden pleitesía. En el documental “Capturando al Cocodrilo Asesino” se puede ver a un cocodrilo haciendo gestos de sumisión con la cabeza cuando Gustave pasa al frente suyo. Normal, su tamaño impone. Comerse a 300 humanos tiene que poner grande y musculoso a cualquiera.

 

The following two tabs change content below.
Eduardo García

Eduardo García

Eduardo García es un fanático del mundo animal y graduado de guión y edición de cine. Co-fundó Animaltia para hacerle un humilde homenaje a los animales del mundo, y escribe en las secciones de Películas y Animales Famosos.

3 Comments

  1. Ilse
  2. Rossana
  3. Chris